Ukiyo-e

8:58

Hoy hablaremos de una forma artística japonesa llamada ukiyo-e, bastante reconocible a simple vista. Lo hemos mencionado ya en alguna otra entrada, así que a algunos no os será desconocido. Pero esta vez vamos a profundizar un poco más en su proceso y su variedad.

Ukiyo inicialmente significa "mundo flotante", homófono con un término budista que significa "este mundo de pena y dolor; a través de los tiempos incluso llegó a significar "erótico" o "con estilo". Empezamos a encontrar este tipo de arte alrededor del siglo XVII, en el periodo Edo; a partir de aquí ha tenido sus épocas de esplendor y sus pérdidas de popularidad. Hasta ese momento, las impresiones en madera estaban reservadas únicamente a imágenes budistas y sellos. El color empezó a aplicarse (por petición expresa del cliente) en el siglo XVIII, ya que antes eran monocromáticos. Destaca precisamente este color brillante.

"Mitsukuni desafiando al esqueleto fantasma invocado por la princesa Takiyashu", de Kuniyoshi 

En el siglo XVIII tuvo una gran popularidad a pesar de la mala situación económica que pasaban, sobretodo en el periodo Kansai. En el siglo XIX empezamos a encontrar las obras más reconocibles ahora, como "La gran ola de Kanagawa", de Katsushika Hokusai. A partir de este momento empieza a descender su aparición en la sociedad, en parte debido a la restauración Meiji y la occidentalización (se favorecía más al periodismo y la fotografía). Esta occidentalización también influyó a los países que llegaron a Japón, así que podemos encontrar influencias en figuras como Manet, Van Gogh, Degas, Debussy, Amy Lowell... Sorprendente, ¿verdad?

"La gran ola de Kanagawa", de Hokusai

Del estilo podemos destacar las líneas bien definidas con tinta sumi, con composiciones asimétricas y punto de vista normalmente desde arriba. Muchos elementos están cortados en los bordes para darle a la composición un aire espontáneo. Además, normalmente, sólo hay un plano de profundidad.

Los temas típicos eran las mujeres (usualmente cortesanas y geishas), los actores de kabuki y los paisajes. Otro que deberíamos destacar es el género erótico (shunga), ya que allí nunca se consideró tan censurable como en las culturas cristiana y judía; esto fue, claro está, hasta la supresión en la era Meiji (recordemos la occidentalización). Se aceptaba como algo normal, antes. También encontramos escenas históricas, de guerreros y de leyendas porque en el 1840 se prohibió hacer ukiyo-e de artistas y cortesanas.

"Otani Onji II", de Sharaku

El proceso incluía a varias personas, concretamente cuatro grupos: el artista que proporcionaba la imagen, los talladores de madera, los impresores y el encargado de promocionarlo y distribuirlo. La imagen se pasaba a la madera con papel tradicional y se untaba con aceite hasta que se podía ver la imagen en la madera, dejando paso a los talladores; éste quitaba las partes que no tenían negro dejando así líneas elevadas donde la tinta podía agarrarse para hacer la impresión. El dibujo original desaparecía así en el proceso.

Proceso de tallado de la placa de madera

Como apunte final, en estos últimos años han surgido artistas que han decidido hacer su gracioso homenaje a ciertos personajes de la cultura moderna pasándolos al estilo del ukiyo-e.

Ukiyo-e moderno de Mario Kart, de Ukiyo-e Heroes

Como hemos podido ver, se trata de una forma de arte muy característica y delicada, cosa que la hace mucho más interesante. ¿Qué os parece el ukiyo-e?

Otros artículos

0 comentarios

Entradas populares

Ahora en Twitter...

Nuestra página de Facebook